En Santo Domingo existen dos reinos distintos de trabajadores. Estas dos variedades de la especie Homo Trabajadorus componen gran parte de la fuerza laboral de nuestra ciudad, y cada uno tiene un estilo de vida muy distinto al del otro: estos son los freelancers, y los que trabajan full time.

  1. Vestuario:

El freelancer, motivado por la flexibilidad y la posibilidad de ser dueño de su propio tiempo, se levanta en la mañana y en ocasiones no sale de su casa. Su pijama, sin duda, es su mejor amigo.

Por otro lado, el que trabaja full time de 8-5, motivado quizás por la seguridad y la estructura que le ofrece el empleo, no concibe pasarse un día en ropa de dormir. Todo lo contrario: desde que se levanta, se viste con su mejor atuendo, se maquilla, se perfuma, y sale a la calle.

  1. Lugar de trabajo

El freelancer, cuando ya está hastiado de trabajar desde el comedor de su casa, se pone ropa cómoda y sale a buscar esa repostería, esa cafetería donde por la compra de un café, recibirá de cuatro a cinco horas gratis de Wi-Fi, o hasta que su vergüenza expire al darse cuenta de que se ha pasado todo el día sentado en uno de estos negocios por los cien pesos del cappuccino. Algunos de los lugares favoritos de los freelancers son Krispy Kreme, Burger King, Pastelería del Jardín, Ikea, Fresco del Horno, Bondelic, etc.

El que trabaja full time no tiene que decidir si pasarse el día en casa o en la terraza de un negocio: su espacio de trabajo ya está definido.

  1. Internet

El freelancer tiene una relación amor-odio con internet. Es el factor principal que definirá si tendrá un día horroroso, o un día productivo. En ocasiones, cuando sale de su casa para respirar otro aire, se encuentra que el Wi-fi de su repostería favorita no funciona. Por ende, se reinserta en el eterno tapón de las calles de Santo Domingo, sintiendo la ansiedad encresparse por sus venas, sabiendo que debe entregar ese trabajo pendiente en cuanto antes. Vuelve a intentarlo en otro lugar sin saber si la suerte lo acompañará. A sus clientes no le importa que el internet le esté dando problemas. El trabajo debe ser entregado en la fecha prometida, y punto.

El que trabaja full time tiene la excusa perfecta para no entregar un trabajo a tiempo: “jefe, el sistema se cayó. Por ende, debemos esperar a que regrese para completar el trabajo”. Y esto no pasa de ahí.

  1. Fines de semana

El freelancer no recuerda lo que es un fin de semana. Aunque su horario es flexible, debido a que sus proyectos tienen distintos grados de urgencia, a veces debe trabajar todo el fin de semana incluyendo las noches. Aunque puede elegir las horas en que realiza el trabajo, en ocasiones debe pisar el acelerador y olvidarse de estos días en que los full-time se desconectan y descansan.

El que trabaja full time, desde que llega el viernes a las cinco de la tarde o el sábado al mediodía, jamás vuelven a pensar en su trabajo. Los únicos que hacen eso son los dueños de las empresas donde laboran.

  1. Vacaciones

El freelancer no tiene vacaciones. Cuando se va de viajes, debe llevarse su laptop por si algún cliente quiere tener una reunión por Skype. Aunque puede irse a las Terrenas o Juan Dolio con más frecuencia que el que labora full time, o incluso trabajar desde esos lugares permanentemente si logra encontrar un internet funcional, debe siempre estar pendiente a sus clientes.

El que trabaja full time en una oficina no puede irse de viajes cuando quiera. Debe esperar esas dos o tres semanas al año de vacaciones para tomarse un merecido descanso, aunque cuando lo hace, rara vez vuelve a pensar en su trabajo.

Aunque cada tipo de trabajador se enfrenta a problemas y ventajas distintas, existen opciones para los freelancers que pueden minimizar o eliminar por completo algunos de estos obstáculos. No podemos dejar de mencionar que en Chez Space, el espacio de coworking más moderno de República Dominicana, tenemos un plan para Nómadas, ideal para freelancers. Con este plan pagas 250 dólares, y puedes trabajar horas ilimitadas en nuestros hermosos planteles, utilizar nuestros salones de conferencias, participar en nuestros eventos, y ser parte de una comunidad de emprendedores, creativos y otros freelancers que te permitirán desarrollarte como profesional. Con nosotros no deberás pasarte el día en casa, o luchar con tu internet como un gladiador romano a punto de ser ingerido por un animal salvaje. Podrás tener la estructura y seguridad que disfruta el que trabaja full time, con la flexibilidad y comodidad que tu tanto apremias.