La no bancarización de una parte importante de la población dominicana siempre ha sido tratada como un tema que limita a pequeños comerciantes y productores, sobre todo en las zonas rurales, a acceder al crédito y de esta forma aumentar su capacidad de producción o hacerles mejoras a sus negocios. Una problemática que también afecta a consumidores.

Una forma relativamente nueva y que ha comenzado a ayudar a contrarrestar la baja bancarización son los 4,758 subagentes bancarios que habían registrados al pasado septiembre, el 60% instalados en las tres regiones: Norte, Sur y Este.

La proliferación de los subagentes bancarios es una apertura y democratización de los servicios financieros hasta lugares que antes no llegaban, pero también una forma de generar ingresos extras a quienes cuentan con este mecanismo. Además, es una forma de descongestionar las sucursales bancarias, ahorro para los usuarios porque no tienen que trasladarse.

Lo plasmado en el informe trimestral de la Superintendencia de Bancos (SIB) es más que positivo, tanto para los negocios que cuentan con este mecanismo de pago y débito, como para el empresariado en general y para los usuarios.

¿Por qué son los subagentes positivos para el comercio? Hace varios meses el presidente de la Organización Nacional de Empresas Comerciales (ONEC), José Luis Magadán, reconoció que en República Dominicana el comercio electrónico no se ha desarrollado a la misma velocidad que otras naciones, entre otras cosas, por temas como el pago electrónico.

Las cifras de la SIB indician que solo entre julio y septiembre de este año, a través de los subagentes, se pagaron productos y servicios por un monto de RD$123.6 millones mediante 156,664 transacciones. En tanto, en servicios de telecomunicaciones los usuarios pagaron unos RD$169.2 millones en 173,573 transacciones.

En total, las transacciones bancarias a través de los subagentes fueron 1,084,701 de julio a septiembre del presente año. En ese período, se transaron mediante estos mecanismos RD$3,155.3 millones, superior en RD$1,250.1 millones al mismo período del año pasado, un aumento neto de RD$1,905.2 millones, equivalente a un 152.4%.

Asimismo, la cantidad de transacciones registró un aumento de 98%, al pasar de 547,754 entre el séptimo y noveno mes del año pasado a 1,084,701 el mismo período de 2017, un incremento neto de 536,947 transacciones, de acuerdo a la SIB.

Agrupados por tipo de producto o servicio, los depósitos en efectivo o cheques a cuentas corrientes no remuneradas, de ahorro y corrientes remuneradas ocuparon a entre junio y septiembre el primer lugar (RD$1,634 millones) y los retiros en efectivo el segundo (RD$771 millones).

La lista la completa las transferencias electrónicas enviadas, la venta o recarga de tarjeta prepagada y remesas recibidas. Además, los usuarios pagaron impuestos, microcréditos y otros tipos de préstamos y servicios.

Los pequeños comercios: colmados, farmacias, ferreterías y supermercados, además de estaciones de combustible, han sido los más beneficiados con el establecimiento de los subagentes, pues esto les permite tener mayor flujo de clientes y efectivo y por cada transacción realizada perciben un porcentaje.