Emprender un negocio o hacer negocios en algunos países de América Latina y el Caribe resulta ser un gran reto, difícil, más no imposible, debido a una serie de condiciones, entre ellas económicas, sociales, políticas y actos contrarios a las leyes, que han acompañado durante años a la región. 

El Banco Mundial (BM), a través de su índice Doing Business 2017, evaluó 190 países de todo el mundo para determinar los más fáciles para hacer negocios y los más complicados para los inversionistas.

No es sorpresa que entre las primeras 10 naciones no haya una sola latinoamericana. El ranking de este año lo domina Nueva Zelanda, Singapur, Dinamarca, Hong Kong, Corea del Sur, Noruega, Reino Unido, Estados Unidos, Suecia y Macedonia.

El primer país de la región en el ranking es México, que ocupó el lugar número 47, seguido de Colombia en el 53 y Perú en el 54, de acuerdo al BM. Mientras que entre los peores figuran Somalia, en el lugar 190; Eritrea en el 189, Libia en el 188 (los tres africanos) y Venezuela en el puesto 187.

En ese ranking la República Dominicana ocupó el puesto 103, superado por competidores de la región como Costa Rica (62) y Panamá (70).

Sin embargo, el dato más lamentable en el ranking elaborado por el Banco Mundial es que pasamos de ser durante el 2016 el país 108 entre las naciones donde es más fácil empezar a un negocio al 115 en 2017.

Entre otros factores que se incluyen en el informe que afectaron la caída del país son los costos para la operación de un negocio.

En un índice elaborado por la prestigiosa revista Forbes, titulado “Apertura para negocios”, solo un país latinoamericano se ubica dentro de las primeras nueve mejores naciones para emprender un negocio.

Noruega, ocupó el puesto nueve, entre otras cosas por la transparencia del país y la falta de corrupción; Nueva Zelanda el lugar ocho, debido a sus transparentes prácticas gubernamentales y su falta de corrupción.

En la lista siguió Canadá, el único país norteamericano en el índice, debido a la mano de obra cualificada; en el puesto seis se ubicó Suecia mientras que Finlandia quedó en el quinto.

Dinamarca fue el cuarto mejor país para emprender un negocio. En tanto, Suiza quedó entre las primeras tres mejores naciones para emprender.

La lista la completó en el puesto número dos Luxemburgo. Mientras que, como buena noticia para la región, Panamá quedó como el primer país y único latinoamericano de la lista de Forbes como el mejor para emprender.  

“Panamá obtiene un total de 10 de cada 10 por la favorabilidad de su ambiente tributario, aunque es significativamente más corrupto que cualquier otro país que haga esta lista”, aclara el índice.

El índice, compilado por la Universidad de Wharton y la firma de investigación de mercados Y & R, evalúa un total de 80 países que en conjunto representan el 95% del producto interno bruto mundial.

La clasificación general considera una amplia gama de factores para crear un índice global de “mejores países”, incluyendo emprendimiento, patrimonio, calidad de vida y apertura para las empresas.

Join the discussion 12 Comments

Leave a Reply