Emprender es una decisión que conlleva un enorme cambio en tu estilo de vida. Durante este intenso proceso puedes llegar a sentir que no eres lo suficientemente competente, y tendrás dudas sobre tu capacidad; dudas que te quitarán el sueño de noche, y que te harán sentir que eres una gran farsa. Pero no te preocupes: a esta serie de síntomas se le conoce como el síndrome del impostor.

Este término fue acuñado por las psicólogas Pauline Clane y Suzanne Imes en 1978 para definir el malestar que tenían muchos de sus clientes que sentían que, a pesar de ser personas de éxito, entendían que no merecían el reconocimiento de los demás.

Por tanto, este síndrome se define como un malestar emocional donde la persona duda constantemente de sí misma, de sus virtudes, capacidades y habilidades, atribuyendo sus logros y éxito a factores externos, que no tienen nada que ver con ellos.

Según la asesora profesional Aida Baida Gil, autora del libro «cómo superar el síndrome del impostor», las personas que sufren del síndrome «tienen la sensación de no estar nunca a la altura; de no ser lo suficientemente buenos, competentes o capaces; de ser impostores, fraudes».

¿Cuáles son los indicadores de que podrías sufrir de este síndrome?

  1. Pensar que eres mediocre, y que si los demás supieran quien eres realmente, cambiarían su forma de pensar sobre ti.
  2. Creencias de que tus éxitos se deben al azar o a otras personas con más poder que te han brindado ayuda en algún momento.
  3. Desconfianza en tus habilidades y capacidades.
  4. Pensamiento recurrente de que eres un fraude y que podrías ser descubierto.
  5. Expectativas de fracaso y de que todo podría comenzar a salirte mal.
  6. Falta de motivación en continuar trabajando en tus metas y proyectos.

¿Cómo puede afectarte este síndrome como emprendedor?

Cuando has creado tu propia empresa y te encuentras trabajando en lograr los objetivos que has establecido, puede aparecer este síndrome, el cual te afectará en la medida en que las dudas, el miedo y las expectativas te paralicen.

Y cuando te preguntes: ¿qué hago yo aquí? ¿por qué decidí emprender? ¿es esto verdaderamente lo mío? Es importante que confrontes estas preguntas e identifiques él por qué estás donde estas, qué te llevo a estar ahí y quien eres en realidad.

¿Qué puedes hacer para superar el síndrome del impostor?

A continuación, te presentamos una serie de tácticas para que minimices el efecto que el síndrome tendrá sobre ti, y logres vencerlo:

  1. Acepta que no eres perfecto: A veces la sensación de fraude puede estar relacionada con la idea de hacer todas las cosas de manera perfecta y sin cometer errores. Es necesario que recuerdes que cada experiencia es una oportunidad de aprendizaje, y lo que verdaderamente importa es que aprendas de cada uno de tus tropezones.
  2. Asume la responsabilidad de tus éxitos: cuando te enfocas solo en lograr más y más, y olvidas disfrutar y reconocer los logros obtenidos, puedes caer en no darle la importancia que merecen, llevándote esto a entender que al final no has logrado grandes cosas. Tú eres el responsable de lo que has logrado, no los demás; por lo tanto, valora y reconoce cada logro sin poner etiquetas sobre ellos, porque al final son tus éxitos, no los de alguien más.
  3. Acepta los elogios: Escucha los elogios y agradécelos, ya que, si estos son aceptados, te ayudarán a sentirte motivado y a evitar creer en algún momento que eres un fraude.
  4. Evita las comparaciones: Compararte con otras personas o con sus éxitos no aportará nada a tu vida o tu trabajo. Así que no lo hagas.

Si a pesar de todas estas recomendaciones, estos sentimientos negativos te siguen molestando, te recomendamos que busques ayuda profesional para que puedas superar de forma más efectiva este desagradable síndrome.

Join the discussion 198 Comments

Leave a Reply